Nuestro blog

Search

La química del amor.

¿Alguna vez has oído acerca del lenguaje del amor? Pues bien, el lenguaje más antiguo, no es precisamente el lenguaje del amor, pero si el químico. ¿Cómo es eso posible?


Desde tiempo inmemorables, el lenguaje químico fue el medio para establecer las relaciones entre todo aquello que se existía, obviamente al paso del tiempo éste se fue volviendo cada vez más complejo.


Si bien hay bastante a la luz del amor, podemos decir que, en términos químicos, hay un coctel de hormonas encargadas de las respuestas a emociones que sentimos cuando nos encontramos cerca de aquella persona que nos hace sentir un subidón. En ese sentido, se enlista a continuación las etapas del amor y aquellas hormonas responsables de dichas respuestas.



La primera etapa del amor es el deseo que surge como una atracción física, el cual depende de características tales como simetría de la cara y dimensiones corporales proporcionadas, los dos compuestos químicos que surgen es esta etapa son las hormonas sexuales (testosterona y estrógeno) y feromonas. Cabe señalar aquí que dichas hormonas tienen como base un esqueleto de colesterol, ¿curioso no?


La segunda etapa del amor es el enamoramiento o atracción la cual puede tener muchos síntomas como la pérdida del apetito, dificultad para conciliar el sueño, sudor en las manos, mariposas en el estómago entre otros, todos estos síntomas se deben a los compuestos químicos llamados monoaminas que aparecen en el cerebro los cuales son la dopamina, la serotonina, la feniletilamina y la norepinefrina.


Finalmente, la última etapa es el apego, en esta última fase del amor sentimos calma y estabilidad con la otra persona y está dirigida por la oxitocina, vasopresina y la endorfina, al tener niveles altos de oxitocina y vasopresina hace que con el tiempo la sensación de apego crece mientras que la locura apasionada del amor decae.


A lo anterior le podemos sumar un interesante dato, la oxitocina es la hormona considerada como la hormona del amor por excelencia, es secretada durante el proceso del parto y no sólo es la responsable de que el canal de parto pueda dilatarse lo suficiente como para que el bebé pueda pasar a través del él, sino que además será el responsable del amor que le tendrá la mamá a su hijo y que durará, por cierto, para toda la vida.




Esta contribución fue realizada por Mtro. Erick Magaña Ruiz, docente de Prepa Lomas en el área de Químico – Biológico, siendo responsable de la materia de Ciencia de la Salud, por su formación como Químico Farmacobiólogo y maestría en Ciencias Biológicas ambas por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Contando además con licenciatura en la Enseñanza de Lenguas Extranjeras, impartiendo Francés a los alumnos del bachillerato. 


38 views0 comments